miércoles, 31 de octubre de 2012

“Lavarse las manos como Poncio Pilatos”



Esta es una frase de origen bíblico que suele ser muy usada no solo en nuestro lenguaje popular sino en la mayoría de los hispanohablantes. Se trata de “Lavarse las manos como Poncio Pilatos”.

Se dice que este procurador romano de Judea en tiempos del emperador Tiberio determinó con su forma de actuar el destino de Jesús de Nazareno.


Según se narra en la Pasión de Jesucristo luego de apresado este y conducido al palacio del sumo sacerdote bajo la acusación de hacerse llamar "Rey de Israel" y provocar revueltas en el pueblo, se le encontró culpable de Blasfemia, siendo acusado a pena de muerte.

 En ese momento pusieron el caso en manos de Poncio Pilatos, el único con la mente clara como para darse cuenta de la inocencia del acusado, pero temiendo una reyerta mayor entre los habitantes del pueblo, cedió ante ellos y lo hizo lavándose las manos mientras decía: “Inocente soy de la sangre de este justo”. Todos conocemos la suerte que corrió Jesús después de esto.

De ahí el origen de lavarse las manos como Poncio Pilatos cuando queremos referirnos a alguien que teme tomar una decisión para no buscarse problemas o que está en una situación difícil y sale de ella sin asumir responsabilidad alguna.


2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Bueno tu blog, Celia, y bueno este “Lavarse las manos como Poncio Pilatos” que va usándose cada vez menos entre los cubanos, al menos en la versión completa (se oye más "yo me lavo las manos"). Tal vez por la evangelización actual (digamos que por respeto a los asuntos bíblicos) esta frase se sustituye por otras preferidas por la juventud: "yo me quito", "allá tú", "yo no sé", "yo no juego ahí", " le di agua", "baraja eso"

    Comentar que la frase es Bíblica cuando termina " como Poncio Pilatos" pero "lavarse las manos" en igual gesto tiene un origen más antiguo porque era parte de una costumbre...
    Y sobre el pasaje bíblico citado hay numerosas interpretaciones. Prefiero aquella en la que afirma que Pilatos a quien temió fue a los miembros del Sanedrín, fariseos o maestros de la Ley, no a reyerta entre los habitantes del pueblo. También que la Blasfemia no fue por llamarse Rey sino por Llamarse Dios. Cosa que a Pilatos no le afectaba para nada. Los fariseos, para poner preocupación a Pilatos, hicieron énfasis en eso de "rey de los judíos", pero en cuanto comprobó que era un asunto puramente de religiones, no encontró delito, y..... se lavó las manos.

    ResponderEliminar