martes, 19 de agosto de 2014

“Timbrar o dar un timbrazo”


Junto a mi, dos adolescentes conversan acerca de un tercer amigo, uno de ellos le dice al otro: -si no viene en cinco minutos “tímbrale” a ver si quiere venir. Este término para mí y para la inmensa mayoría de los cubanos tiene muy claro su significado, pero para el resto del mundo es algo muy extraño.


Entre cubanos llamar a un celular y dejar que suene par de veces para avisar a la otra persona que devuelva la llamada, generalmente desde otro teléfono que no sea un celular es algo muy común y a esta acción la hemos denominado “timbrar” o  “dar un timbrazo” y las conjugamos en disímiles formas (te timbro, me timbras, ¿le timbraste?) son algunos ejemplos.