lunes, 22 de abril de 2013

Para los cubanos una ñinga es un poquito y una tonga es mucho.



Desde pequeña cuando comencé mis estudios primarios aprendí las unidades de medida más comunes y conocidas universalmente para medir: la estatura, el volumen, la distancia y el peso. Sin embargo cuando crecí me di cuenta que los cubanos tenemos nuestras propias medidas para referirnos a determinada cantidad.

Por ejemplo cuando alguien le preguntaba a mi abuela si necesitaba algo de azúcar ella respondía: “-una ñinga nada más”, de ahí aprendí que ñinga era poca cantidad. De igual forma me sucedió con la palabra tonga, la que usamos para referirnos a mucha cantidad: “-Tengo una tonga de ropa para lavar dice mi madre de vez en cuando”.


Pues sépase que estas palabras no salieron de la nada precisamente son un legado que nos dejó la cultura africana, específicamente la cultura Bantú cuya lengua matriz es el Kikóngo, esta precisamente no es la más conocida por los cubanos, quienes tenemos una especial tradición con el panteón Yoruba, sin embargo varios estudios han demostrado que la cultura Bantú, cuya religión es denominada genéricamente en Cuba como Regla de Palo Monte, ha hecho numerosos aportes a nuestro idioma.

En cuanto a las unidades de medidas que tenemos en la isla además de una ñinga o una tonga, existe otra que usamos muchoen el argot popular, sin embargo todavía no encontré en mi persistente búsqueda donde se originó, ¿alguna vez cuando le han brindado una tacita de café usted no ha respondido? “- si quiero, pero un tilín nada más”. Bueno pues la palabra “tilín” o “tilincito” significa para nosotros los cubanos un poquito nada más.

3 comentarios:

  1. Me encanta! Gracias. :)

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4:56 p. m.

    Muy bueno prima!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3:45 p. m.

    Di con este blog accidentalmente y he quedado fascinado con su contenido. La felicito por sus interesantes comentarios y su elegante presentactión.

    S. Jorge Mena, Idaho Falls, Estados Unidos.

    ResponderEliminar